Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Autocontrol paterno
  • Register

mombreathingEnojarse es normal... pero cómo hacemos para que pase menos?

¿Es apropiado enojarse con tu hijo? Bueno, es inevitable, si eres humano.

Como una luz intermitente en el dash del carro, la ira es una señal de que necesitas poner atención y hacer algo para  que tu motor no se sobrecaliente.

Ignorarlo puede ser desastroso. Pero la ira no es un impulso constructivo cuando se dirige a tu hijo. Esa respuesta "lucha o huida" hace que tu niño se vea como el enemigo, y tu hijo nunca es el enemigo.

Tu hijo no puede escuchar tu orientación cuando se siente atacado, y los centros de aprendizaje de su cerebro se apagan. Y ese no es el padre que queremos ser. Por supuesto, los niños tienen infinitas maneras de conseguir alterarnos. Pero te podría sorprender considerar con qué frecuencia cuando pierdes la paciencia con tu hijo, no es en realidad por lo que tu hijo está haciendo.

Claro, los niños siempre actuarán infantil. Pero hay momentos dónde eso no nos molesta, ¿verdad? Si realmente profundizamos, nos damos cuenta de que esos momentos en los que explotamos, es porque estamos agotados, o estamos estresados , o estamos cargando con una mochila llena de emociones que no nos hemos tomado el tiempo para procesar.

 

A veces, en realidad estamos enojados con nuestro jefe, nuestro cónyuge o el dependiente de la tienda. A veces estamos preocupados por algo, o estamos apurados, y nuestra ansiedad sale como un cuchillo. Y muy a menudo, tenemos nuestros propios problemas de la niñez que se dispararán por el comportamiento de nuestro hijo. 

Los niños necesitan nuestra guía, pero nuestros límites son más eficaces si no estamos gritando. De hecho, es nuestro trabajo modelar  la manera de expresar nuestras necesidades sin atacar a la otra persona.

¿Cómo esperamos que aprendan a regular sus emociones, si no lo hacemos nosotros?

 Así que para evitar chapotear nuestra ira, la ansiedad y otras emociones a nuestro hijo, tenemos que ser responsables con la gestión de nuestro propio estado emocional.

¿Cómo? 

  1. Comprometerse a reducir su nivel de estrés. El estrés está detrás del 80% de nuestros arrebatos. Incluso cuando algo más está sucediendo, el estrés es la causa de la explosión. Y, sin embargo, el estrés es sobre todo una elección. Si realmente deseas reducir el estrés en su vida, puedes hacerlo. (No estoy diciendo que sea fácil.) No pongas demasiadas cosas para hacer el mismo día. No trates de hacer llamadas de trabajo o trabajo de computadora con los niños presentes. Salga temprano para cada cita. No lleves a los niños a hacer mandados que no pueden manejar. ¿Ese recado extra realmente vale la pena una explosión de toda la familia?  
  2. Comprometerse con el cuidado personal. Sólo puedes dar a tu hijo lo que tienes dentro, así que si estás funcionando con tanque vacío, haz un plan para cambiar eso un paso a la vez. La crianza de los hijos nos da constantes recordatorios de los lugares de nosotros que necesitan sanación, así que no es de extrañar que a veces sólo necesitamos un buen llanto. ¿Te siente triste o asustado por algo? No ignores tu propio malestar. Programe una hora más tarde para escribir en su diario o hablar con un amigo de confianza. Basta con respirar y aceptar estos sentimientos para dejarlos ir. Si no podemos hacer eso, terminamos recházalos y actuando con ira. Resiste la tentación de tomar medidas cuando estás molesto. En cambio repite "Respira. Es sólo tristeza. Sigue adelante y llora. Te sentirás mejor al poco tiempo...." Te mereces un padre interno así ... Así que ser tu propio padre interno!  
  3. Recuerda notar tu estado de ánimo a medida que avanza a través del día. Estar alerta cuando los pensamientos negativos secuestran nuestra mente y nos envían a una espiral descendente. Antes de que te des cuenta, estarás recogiendo leña - evidencia de que la otra persona está equivocada ("¿Quién se cree que es?"). Suficiente leña, y no se puede evitar una tormenta de fuego. En su lugar, mantente en un camino positivo: "Está actuando como un niño porque él es un niño .... No es una emergencia .... Dos pasos adelante y un paso atrás todavía nos lleva en la dirección correcta." La vida con los niños puede ser difícil y se necesita el compromiso de mantener una actitud positiva, pero como cualquier hábito, se hace más fácil con el tiempo.  
  4. Si te siente enojado, utilizalo como un motivador para mejorar las cosas. No se puede cambiar a la otra persona, pero siempre se puede cambiar nuestra reacción, y con frecuencia se puede cambiar las condiciones y el ambiente. (Cambiar la hora de dormir? Levantarse antes de que los niños para que hayas tenido tu café antes de que comiencen a hacer demandas?) Mejor aún, puedes notar conscientemente todas esas lágrimas y miedos bajo la ira, por lo que se disiparán y no se desencadenaran tan menudo.  
  5. Si el malestar tiene más que ver con vos misma, haz de la curación una prioridad. Comparte esos grandes sentimientos con un testigo de tu confianza, que no va a sentir la necesidad de resolver el problema, sino que simplemente puede escuchar con compasión para que te sientas escuchado y puedas resolver las cosas por tí mismo. Si alguien en tu pasado hizo tu vida miserable, que pena por ellos. Pero ahora es el tiempo para sanar eso. Si te quedas miserable, lo pagará tu niño, la responsabilidad es entonces nuestra, no de la persona que nos lastimo. Vos y tu hijo, merecen algo mejor.

Cuando eras niño, te merecías ser amado, con todos tus sentimientos y deseos inconvenientes. Te merecías infinita ternura. Todavía lo mereces. ¿

Por qué no empezar a darte ese amor a ti mismo en este momento?

Por: Laura Markham

 

¿Quieres más tips y consejos de disciplina y crianza respetuosa? Subscríbete al boletín gratuito y nos hablamos todas las semanas

 

Traducido por:

Andrea Acosta, Psicóloga

"Disciplina con Empatía": www.disciplinaconempatia.com

Derechos Reservados.

Contáctame

  • Santa Ana, Piedades. Costa Rica
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.