Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
General
  • Register

chocolateEn algun momento todos hemos caido presa de pensar que sin consecuencias negativas ("castigos") nuestros hijos no aprenden. Despues de todo, tienen que saber que lo que hicieron esta mal o sino lo haran de nuevo!

Estamos de acuerdo en que somos el compás de nuestros hijos y tenemos que guiarlos y enseñarles normas de convivencia. Despues de todo vivimos en sociedad.

Pero quien dijo que para que una persona aprenda hay que hacerla sufrir?

De hecho, se ha comprobado que los niños son mas susceptibles a aceptar nuestras enseñanzas si se encuentran en un estado donde se sienten aceptados y amados incondicionalmente. 

Talvez es mas facil si lo vemos con un ejemplo: Marco, nuestro hijo de 6 años ha tomado un chocolate del super sin pagarlo. Claro, lo robo! Necesitamos enseñarle que no se roba, por lo tanto inmediatamente lo vamos a castigar por 1 semana sin ver tele o jugar videojuegos para que aprenda sin chistar! Despues de todo tenemos una politica de 0 tolerancia al robo.   

 

Es excelente que le queramos inculcar el valor al respeto de la propiedad ajena y el de la honestidad. Pero lo logramos castigando?

Probablemente Marco se fue a su cuarto molesto, pensando en lo injustos que somos, tanto así que ni tuvo derecho a hablar. La verdad la verdad, es que la próxima quizá lo vuelve a hacer pero esta vez sin que lo veamos. O peor aun, Marco pierde la confianza y la apertura de confiar en nosotros (Confianza que necesitaremos conforme nos embarcamos en el tiempo, particularmente en la adolescencia). 

Que hubiera pasado si antes de castigarlo, no emitimos ningun juicio e intentamos hablar con Marco a ver que pasó? Talvez no sabia que eso era robar, talvez pensó que al ser un chocolate pequeño no iba a hacer la diferencia o talvez entre la emoción del chocolate se olvidó de decirnos que lo habia tomado para que nosotros lo pagaramos. 

Si le preguntamos, no con la intención de esperar a que termine para sermonearlo, sino con la plena intención de entender qué motivó el comportamiento, podemos descubrir algo de lo anterior. Despues de todo nuestro hijo no es malo ni es un "ladrón" sino un niño de 6 años aprendiendo.

Es un ser humano en formacion al que debemos guiar. Una vez que sabemos que lo llevó a eso podemos ver como solucionar el problema:

Si pensó que no haría diferencia por ser algo pequeño, le podemos explicar por ejemplo, que tenemos que respetar lo ajeno, sea grande o pequeno. Le preguntamos que pasaría si todos robáramos un chocolate en la misma tienda y cuánta plata sería eso para el pulperpo. Le explicamos que la diferencia la hacemos todos, una pequeña cosa a la vez.

Una vez que hemos hablado, le podemos preguntar que sugiere el para arreglar el problema? Si no se le ocurre nada, podemos darle opciones... :

Prefieres ir a disculparte tu solo o prefieres que yo te acompañe?

Que sugerimos entonces?

  • Respiremos: Antes que nada, debemos autoregular nuestras emociones. Si estamos molestos, nuestra intención será castigar, dar una consecuencia, hacer a nuestro hijo sentirse mal. Respiremos y recordemos que nos falta la mitad de la historia. 
  • Hablemos: Preguntémosle a nuestro hijo que pasó (Evitemos usar el "por qué" puesto que suele llevar a conductas defensivas). Podemos usar preguntas como "Cuéntame que pasó", "A que se debió?". Recordemos que nuestro tono de voz importa inclusive mas que las palabras y es importante que en lugar de usar un tono acusatorio o reclamar, hablemos desde un lugar de paz, amor y comprension (Por eso es tan importante haber respirado antes).  
  • Guiemos: Orientemos a nuestro hijo sobre el por que no actuamos así y los efectos de nuestras decisiones en las otras personas. Esto los ayudara a desarrollar empatia e introyectar el valor
  • Soluciones: En lugar de pensar en consecuencias, pensemos en soluciones. Preguntemosle primero a ellos. Nos podemos maravillar de lo creativos que son!

Puede que al inicio no se les ocurra nada, en ese caso podemos darles un par de sugerencias y que ellos elijan la que prefiere. 

Cual crees que surja mejor efecto en nuestro hijo? En cuál aprendió miedo a la consecuencia y en cuál aprendio el valor?

O igual de importante, en cuál escenario tendrá nuestro hijo la confianza de buscarnos cuando tenga un problema?

Recordemos, nuestros hijos son intrínsicamente buenos, si les damos la oportunidad para hablar y aprender de nuestro mano, lo harán!

 

¿Quieres más tips y consejos de disciplina y crianza respetuosa? Subscríbete al boletín gratuito y nos hablamos todas las semanas

 

Andrea Acosta, Psicóloga

"Disciplina con Empatía": www.disciplinaconempatia.com

Derechos Reservados. 

Contáctame

  • Santa Ana, Piedades. Costa Rica
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.