velcro baby thSé todo lo bueno de andar a los hijos en brazos y el contacto piel a piel. Sé que lo ocupan y les ayuda, gran parte del día ando a mi hijo de 3 meses en fular pero también necesito ir a bañarme y descansar y no sé cómo hacer porque llora y no quiero que llore. Ocupo ayuda, estoy muy cansada! 

 

 


Por supuesto que estás cansada!

Los primeros meses de un hijo son terriblemente cansados, la mayoría de las veces el sueño es muy poco y muy interrumpido, la lactancia es continua y nos necesitan muchísimo.

Tienes todo el derecho a estar cansada y nadie te juzga por estarlo, todo el que lo ha vivido sabe que es agotador, indistintamente de la crianza que practiquemos.
Antes que nada te digo la buena noticia: No será así siempre, sí cambia con su desarrollo.

Comprendemos que tu bebé estuvo en tu vientre por 9-10 meses, alzado las 24 horas al día. El vientre es andar en brazos en un estado perfecto, sin hambre, sin sed, sin frío, sin calor, la luz perfecta y el sonido perfecto, nunca se separó de ti por 10 meses. Lo que lleva de haber salido de tu vientre son 3 meses, ni siquiera la mitad de lo que duro dentro tuyo. Es total y completamente normal que quiera brazos. Es sano, es esperable, es la naturaleza humana. Los 2 se están ajustando a una nueva vida.

Si lo disfrutas, hazlo tranquila, no estás haciendo nada malo ni lo estás malcriando, estás haciendo lo que han hecho millones de mujeres a lo largo de la historia, siguiendo su instinto y alzando a sus hijos cuántas veces sean necesarias. 

Ahora, antes estábamos rodeadas de familia y nos ayudaban con los chicos y nosotras a ellos. Lo hacíamos en equipo, casi nunca es el caso hoy en día, por trabajo, por distancia y muchos temas más. Y nos recargamos y nos cansamos. Por supuesto que pasa. Sabemos que es normal y sano que ellos quieran brazos y es normal y sano que nosotros se los querramos dar. Si lo disfrutas y tienes una buena red de apoyo, hazlo!

Si estás sola y ya no das, podemos enseñarles a jugar por ratos solitos para que descanses.  
Cómo lo hacemos?
Bueno me dices que tu gordis llora cuando lo pones en la cama, no sé si pasa siempre o si pasa inmediatamente, pero partamos de ahí:

  • Siéntate en con el gordo en la cama, pero con él dentro del fular. Juega con él tú sentada pero teniéndolo en el fular (para que se acostumbre a jugar en la cama pero de momento sin estrés)
  • Si jugando lo ves relajado, puedes intentar sacarlo y jugar con él afuera del fular, pero aún encima tuyo 
  • Hazlo por períodos cortos y en tu presencia para que vea que es seguro 
  • Hazlo cuando esté relajado, o sea luego de haber comido o salido a asolearse. 
  • Conforme vayas haciendo esto, puedes ahora hacerlo con él sentado a tu lado y jugando. Puedes probar dándole un juguete (no un montón, solo 1 para no sobreestimularlo) y le permites explorarlo. De esta forma ya el va a poder estar sin estar alzado y entreteniéndose solito por ratitos.  
  • Cuando lo veas estresado puedes darle otro juguete o alzarlo e intentar nuevamente después en el día. No lo fuerces. Queremos que le guste, no que le huya a ese tiempo
  • Puedes hacer lo mismo en el piso en una cobija o algo cómodo y le permites 1 juguete mientras tú lees una revista u oyes una canción cerca suyo 
  • Hazlo en diferentes lugares de la casa y el jardín. De paso el jardín y el aire los relaja, juegan con tierra y zacate  
  • No sé si lo andas en coche o cual es tu rutina diaria, pero podrías incluir luego de la ducha una caminadita por el barrio en coche. Asi se asolean, caminan y le das una forma adicional de estar feliz y que no involucra brazos (de esa forma cuando estés cansada, alguien más puede pasearlo en coche y vos descansas) 

Puedes incluir en tu rutina, tanto el juego en piso como el coche: Ejemplo: Nos levantamos, chineamos, baño, paseo en coche, siesta, jugamos en el piso, mandados en fular, descansamos. Le estamos dando atencion y diversos formas de vincularse con nosotros. Que sea gradual y gratificante.

Ahora, es muy importante que también cuentes con una red de apoyo. Las abuelas, tu esposo, alguna amiga de confianza.  

Se dice que se necesita de una villa para criar un niño, aunque ya no tenemos villas (tristemente) si necesitamos igualmente de ayuda. Acéptala. Pídela.  Alguien que te ayude con la casa o que lleve a tu hijo a dar una vuelta a la manzana mientras te bañas o ves tu programa favorito de televisión.

No somos malas madres por querer descansar, somos humanas.  Puedes ayudarlo a estar jugando sin estar en brazos o puedes pedir brazos prestados. 

 

Ante todo recuerda, esta etapa no dura toda la vida. Pronto querrá gatear y va a preferir esto a tus brazos. Después querrá caminar y correr y ya tus brazos sólo será por ratos pequeños.

 

Es cómo todo en esta vida, una etapa.  Mucha paciencia, tiempo y ayuda mamita!

 

¿Quieres más tips y consejos de disciplina y crianza respetuosa? Subscríbete al boletín gratuito y nos hablamos todas las semanas

 

Andrea Acosta, Psicóloga

"Disciplina con Empatía": www.disciplinaconempatia.com

Derechos Reservados.