Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
3-6 años:
  • Register

takingturnsJocosamente se dice que las reglas de los niños en compartir son:

Si es mío, es mío

Si es tuyo, es mío

Si lo veo, es mío  

Los niños no suelen ser "buenos" para compartir. Por lo menos no lo que nuestra sociedad comprende por compartir: "Dale al otro todo lo que quiera, aún si lo estas usando en ese momento".

Tradicionalmente esperamos que nuestros niños presten todo en el momento en que otro quieren sus juguetes. Esperamos que compartan todo y a todo momento o decimos que no saben compartir.

 

 

La realidad es que como adultos nosotros no hacemos eso.

Nosotros no prestamos *todo* a *todos* o sí?

Hay cosas que díficilmente presto (mi carro) y si lo hago es a pocas personas. Y no creo que la sociedad me tildaría de egoista por no prestarselo a todo el que me lo pide. Y sin embargo si mantenemos esa doble moral con nuestros hijos. 

A lo que debemos aspirar es a "tomar turnos respetados" en lugar de compartir.  

Por qué no es bueno forzar el compartir/ tomar turnos?

Veamos un ejemplo: Un niño está muy ocupado con un juguete cuando otro niño se acerca y lo quiere. Un adulto cerca, dice: "Hay que ser agradable y compartir los juguetes" o "Dale el pony. Ya tu lo has usado por mucho rato."

¿Qué pasa?

El niño se ve obligado a renunciar a algo y su juego se interrumpe. Interpreta que compartir se siente mal. Es el padre que está compartiendo aquí, no el niño.

Es posible que el niño sea menos propenso a compartir la próxima vez (No se sintió bien hacerlo)

Los niños desarrollan generosidad cuando no se les obliga a compartir En esta práctica más bien fomentamos posesividad. Si le quitamos un juguete para que "sea bueno y lo preste" es probable que más bien estemos haciendo el esfuerzo contrario y el niño se vuelva más posesivo de sus juguetes. Después de todo si no está "vivo" se los quitan. 

Cuánto dura un turno? 

Lo que el niño dure en usar el juguete. No usamos relojes ni tiempos arbitrarios.

Imagina que estás con el celular, llega alguien y te dice que quiere jugar con tu teléfono en ese instante y necesitas darle tu teléfono ya mismo.

Es probable que no lo prestes y le digas que cuando termines con mucho gusto se lo puedes dar (sí es que se lo prestas luego de esa demanda).

Así como los adultos prestamos las cosas cuando las hemos terminado de usar, el turno se acaba cuando el niño deja de usar el juguete. 

Y si el otro niño le intenta arrebatar el juguete?

Enseñemos a nuestros hijos a decir "Cuándo termine lo puedes usar". Queremos niños que presten cosas y sean generosos pero también queremos que sepan decir que no y ser asertivos en el proceso. 

Y que pasa cuándo ya suelta el juguete?

Cuándo el primer niño suelta el juguete, recuerdale que su amiguita está esperando por su turno.

Cuándo un niño comparte voluntariamente (y esto pasa solo cuando se ha quitado la presión), siente la verdadera felicidad de compartir y lo querrá hacer más y más veces, lo estén viendo o no. Lo hará por el place implícito de compartir 

Qué hacemos para ayudar a nuestro hijo a esperar su turno?

• Refejamos: Veo que quieres jugar con el carrito que tiene Marco. Este es el turno de el. Sé lo díficil que es para ti tener que esperarte 

• Les damos una actividad de reemplazo: Veamonos con qué puedes jugar mientras esperamos tu turno Esto es muy diferente a distraer. Cuándo distraemos el niño no sabe lo que sucede, no está comprendiendo el concepto de turnos ni sabe que está esperando. No está desarrollando ninguna habilidad nueva. Si por el contrario primero reflejamos y después lo ayudamos a encontrar algo que hacer, el nino esta consciente de su esfuerzo y le estamos ayudando a comprender lo que está sucediendo. Es posible que el niño llore o se enoje. Está bien. Está expresando sus emociones de tristeza e ira de no poder jugar en ese momento con ese juguete. Puedes contenerlo y continuar a otro lugar.  

Aprender a controlar el comportamiento y expresar sentimientos intensos adecuadamente es realmente el trabajo principal de la primera infancia.

El control de los impulsos (Esperar por un juguete en lugar de arrebatarlo) es una parte vital del desarrollo del cerebro y se fortalece a través de la práctica. Entre más práctica, mejor. Compartir a través de la toma de turnos proporciona una excelente práctica. Bota el reloj, dejalos que usen su turno hasta que lo terminen y ayudalos a esperar su turno!

Posibles frases a decirle a nuestros hijos:

Mientras esperan su turno: 

- Lo sé, es tan difícil esperar!

- Estás muy bravo. Tenías muchas ganas de jugar con el caballo en este momento! 

- Sofía está jugando con la muñeca. Cuándo ella termine su turno, tu puedes tener el tuyo

- Puedes estar enojado. Está bien. Pero no puedes arrebatar el juguete. Vamos a ver con qué jugamos mientras

Mientras el nuestro tiene su turno:

- Puedes jugar con el carro mientras gustes. Cuando termines de usarlo, lo puedes prestar 

- ¿Le dirás a Max cuando ya hayas terminado tu turno?

- Veo que no estás utilizando el camión más. Ve a buscar a Marco.Recuerda, que está esperando su turno. (Que el niño tome la iniciativa de "prestar" el juguete activamente)

Y recuerda empoderarlos:

- Puedes decirle "Es mi turno. No he terminado"

- Cuándo hayas terminado puedes decir "Ten. Disfruta. Es tu turno" 

 

¿Quieres más tips y consejos de disciplina y crianza respetuosa? Subscríbete al boletín gratuito y nos hablamos todas las semanas

 

Andrea Acosta, Psicóloga

"Disciplina con Empatía": www.disciplinaconempatia.com

Derechos Reservados. 

Contáctame

  • Santa Ana, Piedades. Costa Rica
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.