Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
3-6 años:
  • Register

kidwontlistenHola Andrea! Quería pedirte tu ayuda. Mi hija de 4 años es toooodo el día activa, la verdad no la he llevado donde un especialista a ver si es hiperactiva pero nunca esta tranquila y a veces no me escucha cuando le hablo, no me obedece y por todo llora. Ahí es cuando le digo frases cómo "si quiere llorar por algo, le doy una razón", o "mejor anda a llorar a otro lado", pero lei en su página que no es bueno hacer eso. La verdad es complicado y paso esperando que llegue la noche para que se duerma. Le agradezco cualquier tip! 

 

 

 

 

 

 

Uff los niños de 4 años tienen energía para rato!

Es parte del paquete de la edad, parece que recargan en 2 segundos!

Entiendo lo frustrada que puedes estar, después de todo ser mamá/papá no siempre es fácil!.

Tienes razón en lo que dices con las frases, lo que sucede es que para enseñar autoregulación y tolerancia a la fustración, el primer paso es modelaje y validación de sentimientos.

Muchas veces perdemos el control (dejamos de modelar un buen manejo de emociones) y además en nuestro intento de calmar sus lágrimas, les decimos que paren de llorar (y creo que todos sabemos que eso no funciona muchas veces o en su defecto paran por miedo a que les hagamos algo) y más bien suele aumentar el llanto y con eso nuestra frustración.

Y por qué lloran más al decir eso? Bueno porque ya no solo lloran por el motivo inicial sino que ahora se sienten incomprendidos y la amenaza de darles una "razón" intimida y aumenta el miedo, lo que a su vez provoca más llanto. Y a cómo ves, nos metemos en un círculo vicioso. Entonces, qué hacemos? Algunos tips para cuando ocupes dar una dirección:

  1. No hables sin tener su contacto visual. Ve donde ella, acércate, tócales el hombre (o te acercas a su cara y las miras) y una vez que te vuelve a ver, ahora si. Habla. Sin hablas sin que te vean, te estas exponiendo a que no te escuchen (o te oigan de fondo) y por tanto te ignoren.
  2. A la hora de hablar, dales opciones del "cómo". Ejemplo: Vas, te acercas, esperas contacto visual y les dices "Tenemos que irnos, quieres llevar la muñeca o los cubos al carro? Tu eliges" (el "qué" en este caso no es negociable, sin embargo al darles opciones del "cómo" sienten que tienen control y son mas proclives a colaborar)
  3. Hay niños con un nivel de actividad mayor que otros, y por tanto necesitamos proveerle no sólo más ejercicio físico, sino también juegos de contacto con nosotros que la ayuden a canalizar esa energía
  4. A veces creemos que los niños lloran por nada o por todo, cuando en realidad es simplemente que no entendemos la razón o que no comprendemos porqué es tan importante para ellos. El que no lo comprendamos no lo hace menos verdadero, simplemente significa que nos esta costando ver el mundo desde su ojos. Siempre recuerda eso, tus niños lloran por algo, puede que no sepamos que es o no lo veamos tan importante según nuestra visión adulta, pero para el niño es lo suficientemente importante como para derramar lagrimas
  5. Conforme los niños tengan una relación más positiva con nosotros, más proclives con a colaborar. Como hacemos esto?- Dales opciones para todo en el día: Quieres bañarte con la muñeca o con el muñeco? Quieres ir brincando como sapo o volando como súperman? Quieres que te alce o vamos caminando de la mano? Hace que se disminuyan las luchas de poder - Juega mucho con ellos, no juego de sentarse sino de corretearse. Esto les ayuda a quemar la energía extra y de paso nos vincula. Ojala juegos como de atrapasarse o escondidas, que corran, sudan y se rian, unos 15 min al día.
  6. Cuando tengas que poner un límite pon un límite empático: No puedes comer chicle. Yo sé que estás llorando, tenías  muchas ganas, yo entiendo. Es díficil cuando a uno le dicen que no a algo que uno quiere.

El límite se mantiene, pero al decir lo que crees que tu niño puede sentir, se sienten comprendidos y procesan más rápido y mejor sus sentimientos.

Es cansado, siempre recuerda que son criaturas que están aprendiendo y te necesitan como su guía.

 

¿Quieres más tips y consejos de disciplina y crianza respetuosa? Subscríbete al boletín gratuito y nos hablamos todas las semanas

 

Andrea Acosta, Psicóloga

"Disciplina con Empatía": www.disciplinaconempatia.com

Derechos Reservados.

Contáctame

  • Santa Ana, Piedades. Costa Rica
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.