Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Todos los artículos
  • Register

mom hugging kidsEl viaje de mil millas comienza con un paso. ~ Lao Tzu 

  1. Conéctate con vos mismo, pon tu mano en el corazón y reconoce el trabajo increíble que haces. Reflexiona sobre lo que has logrado en el día de hoy, las pequeñas cosas que nos hacen sentir bien como haberle sonreido a nuestro hijo para hacer una conexión, por la comida que ya preparaste. Simplemente apreciate de verdad a ti mismo, hace la diferencia!
  2. Dedica unos minutos a sentarte y admirar a tu hijo mientras está ocupado en una actividad. Hay algo mágico acerca de detenerse, observary dar toda nuestra atención a nuestro hijo. Nos lleva de nuevo a su mundo, a una conexión de corazón con ellos. Y, al mismo tiempo les estás dando la atención que necesitan para sentirse apreciados.
  3. En un momento en dónde tu hijo este estresado, de mal humor o frustrado, pregúntate "¿qué podría mi hijo estar sintiendo?" Y" ¿qué podría necesitar?". Sintoniza con los sentimientos y necesidades que se encuentran debajo de su comportamiento.

kidupsetHemos crecido con la idea de que los niños no tienen derecho a enojarse.

Que han de ser felices y jubilosos todo el día, sin derecho a expresar sus emociones negativas. Pero todas las personas nos enojamos, nos frustramos, nos ponemos tristes y nos decepcionamos. Es instrínseco a la condición del ser humano, desde los más pequeños hasta los más grandes. Pero a veces se nos olvida que nuestros hijos son personas. No son caricaturas ni posesiones, son seres humanos que aman, sienten, piensan y opinan. 

Pero qué pasa cuándo las emociones que sienten no nos gustan?

 

valueofrespectExiste la creencia popular que dice que una crianza respetuosa significa ser permisivos; la realidad es que una persona que educa con templanza respeta al otro y a sí mismo.

Esta es la mejor forma de enseñar respeto y te cuento porqué:

  • En una crianza permisiva no existe el ejercicio al respeto propio, no defendemos nuestros derechos y por tanto es imposible enseñarle a un niño el respeto. Dejamos que atropellen nuestro derecho a ser tratados con dignidad, muchas veces no porque queramos sino porque no tenemos las habilidades para hacerlo sin irrespetarlos a ellos. Después de todo nunca nos enseñaron a decir que "no" ya que como niños se nos inculcaba que el respeto a los mayores se traducía en dejar que nos irrespetarán (que nos gritarán / pegarán /..). El intentar defendernos, el intentar huir de una nalgada era visto como un agravío que ameritaba un castigo mayor, por lo tanto hoy en día nos cuesta darnos nuestro lugar. No queremos repetir el patrón pero no conocemos una forma sana de romperlo.    
  • En una crianza autoritaria, nos "respetamos" a nosotros mismos pero no respetamos al niño. En realidad acá solemos repetir el patrón con el que fuimos criados. Confundimos respeto con miedo, cooperación con sumisión y comenzamos a criar a niños que van a ser igual que nosotros a menos que decidan hacer un cambio activo. Por supuesto que no lo hacemos con mala intención, sino porque no sabemos de que otra forma hacerlo o inclusive porque nos da temor que cualquier otra opción resultaría en caos. La sociedad se ha encargado de hacernos creer que esta es la única forma de criar.

velcro baby thSé todo lo bueno de andar a los hijos en brazos y el contacto piel a piel. Sé que lo ocupan y les ayuda, gran parte del día ando a mi hijo de 3 meses en fular pero también necesito ir a bañarme y descansar y no sé cómo hacer porque llora y no quiero que llore. Ocupo ayuda, estoy muy cansada! 

 

 

toddlercryingLas lágrimas son naturales, es nuestra forma de desahogarnos ante el estrés, la frustración, el miedo o la tristeza. 

Nuestro objetivo en la crianza y la disciplina no ha de ser provocar lágrimas innecesarias pero tampoco tenemos tenemos que evitarlas a toda costa. Y siendo sinceros, tampoco podríamos aunque intentáramos. 

Ponemos un límite, nuestros hijos se enojan y lloran. Claro que van a llorar, están molestos porque querían hacer algo y hemos dicho que no es posible, por su bien o el del otro. Es la reacción normal del ser humano cuando se siente decepcionado y frustrado.     Qué pasa cuándo pensamos que debemos hacerlos llorar para que desarrollen tolerancia a la frustración?

Contáctame

  • Santa Ana, Piedades. Costa Rica
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.